Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» FICHA AUGUST ALBA
por Thanatos Hoy a las 1:24 am

» ¿Qué personaje quieres?
por Enki Ayer a las 9:08 pm

» Ethereal Cosmos || Afiliación Élite
por Invitado Jue Nov 16, 2017 11:37 pm

» LISTA DE PERSONAJES
por Enki Jue Nov 09, 2017 11:52 pm

» Bravely Tactics - Confirmación Élite
por Somno Vie Oct 13, 2017 6:19 pm

» Ficha de Bianco // [Id. en proceso]
por Bianco Fulmine Dom Oct 08, 2017 3:35 pm

» REGLAS BÁSICAS
por Thanatos Jue Sep 21, 2017 3:54 pm

» Ficha de Belle
por Thanatos Mar Sep 19, 2017 7:58 pm

» HISTORIA GENERAL
por Thanatos Vie Sep 08, 2017 4:39 am

» SS Online!!
por H4DeS Miér Sep 06, 2017 2:17 pm

» Hozumi Wang Long
por Somno Sáb Sep 02, 2017 8:34 pm

» Change of Season - Tumblr Promocional - Normal
por Somno Lun Ago 21, 2017 6:14 am

» Tír na nÓg - Afiliación Élite
por Somno Jue Ago 03, 2017 5:49 am

Afiliados Élite












_________________


Loving Pets


***********
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 29 el Miér Sep 03, 2014 5:23 am.

Luna Flugel

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Luna Flugel

Mensaje por Luna Flugel el Mar Mayo 23, 2017 5:05 am


•LUNA FLUGEL•


 ● Edad: 25 ● Sarpuris de Garuda●  

Descripción Física


La joven Luna es una mujer de largos, lacios y sedosos cabellos de un color negro azulado que caen como un manto oscuro hasta llegar a su cintura, salvo dos mechones gruesos que dibujan el contorno de su fino y delgado rostro, bajando por su pecho hasta llegar al mismo nivel que el resto de su cabello. Su piel es nacarada, que resalta por la oscuridad de su cabello haciendo que sus grandes y brillantes ojos azul zafiro sean una facción prominente en su rostro; acompañados por una fina y perfilada nariz y labios gruesos y rojos que suelen estar dibujados con una media sonrisa un tanto burlona.
De alta estatura y porte garbo, posee una figura agraciada con pechos generosos pero no exagerados, una cintura fina que contrastan con sus caderas y piernas firmes. Por sucesos que marcaron su vida, optó por usar un atuendo totalmente negro y ajustado que deja ver las curvas de su cuerpo, pero imposibilitan la visión de su piel salvo la de su cara y la punta de sus dedos.

Personalidad


El aspecto angelical de Luna no debe ser tomado a la ligera, detrás de aquél aspecto sutil y suave se esconde una mujer de personalidad fuerte y despiadada. La vida la obligó a aprender a jugar sucio con sus enemigos y no dudará en usar sus encantos para obtener lo que desea, a la buena o a la mala.
Sus decisiones parecen ser radicales, pero detrás de cada una de ellas hay un análisis metódico y frío; sus sentimientos ya hicieron que saliera terriblemente lastimada una vez, no permitirá que nadie lo vuelva a hacer, por lo que si se espera un juicio basado en sentimentalismos banales no deben buscar a Luna, más que nada porque odia las mentiras y las castiga con toda su ferocidad.
A esta joven de ascendencia alemana le encanta jugar con la mente de las personas que se le acercan, intentando descifrar lo que está oculto en ella; llegando incluso a poseer una personalidad burlona e indomable, salvo que su contraparte sepa ganarse el respeto de la mujer, mientras tanto, todo aquél que se acerque, será un juguete en potencia para ella.



Historia


¿Ahora si te duele?-Resopló con un espantoso hedor a sangre y podredumbre aquél hombre que la tenía asida con ambas manos de su pequeña cabeza, apretándosela con tanta fuerza con sus gruesos dedos que por un momento sintió que se le reventaría el cráneo si no la soltaba.

Aquella noche de invierno estaba helada, tanto que los pueblerinos habían decidido recogerse temprano a sus casas para evitar congelarse; era el momento indicado para hacer su entrega o más bien, su mandado. Sus pasos la habían llevado hasta una pequeña casita abandonada a las afueras del pueblo donde seguramente nadie los interrumpiría. Era una típica cabaña de montaña, hecha de piedras y arena de río con un poco de paja y madera para lograr ahuyentar un poco el frío del exterior, por dentro, el piso estaba hecho de tablones que habían visto mejores días, ahora,  la humedad se había encargado de hacer podrir la madera hasta el punto que una pisada en falso podía significar un mínimo de una pierna rota y algunos cortes. Sin duda, un sitio estratégico para cumplir lo que tenía que hacer, más que nada, porque nadie encontraría huellas de lo que ahí había ocurrido.

Su cuerpo colgaba de las manos de su captor, imposibilitándola de alguna vía de escape, sus delgadas piernas se movían con impaciencia mientras sus pequeñas manos apretaban sin éxito aquellos fuertes brazos que se negaban a dejarla ir. –¿Querías piedras preciosas del cielo?...Ahí están…-Masculló entre dientes, intentando no darle el gusto de escucharla gritar; casi podía escuchar como rogaba porque dejara salir aunque sea un pequeño gemido para proporcionarle aquél placer carnal que palpitaba por todo su cuerpo.

-Pequeña…¿me crees estúpido?...Esas son piedras de río-El hombre lanzó a la pequeña niña contra una destartalada pared, haciendo que esta cediera, deshaciéndose como si hubiese estado hecha de arena. El golpe hizo que el poco aire que tenía Luna en sus pulmones saliera despavorido de entre sus labios como un quejido ahogado que se fue apagando mientras pedazos de la pared le caían alrededor, debiendo agradecer su fortuna de que haya sido de un material pobre y destartalado, el mayor daño que recibió fue un piedrazo en su brazo que abrió una profunda herida, dejando salir sangre a borbotones.

-No lo pienso…-Susurró una femenina y burlona voz de entre los pedazos de pared que quedaban-¿Qué dices?-Refutó histérico el hombre antes de que el color dejara su rostro al ver como un resplandor azul lo observaban con una furia diabólica-No lo creo…-Su voz se escuchó profunda y seca, dando la impresión de que no se tratase de la misma persona-Lo eres!-Exclamó la mujer antes de abalanzarse contra la cabeza del hombre, tomándola por ambos costados y aprovechando la velocidad con la que se movió, giró la cabeza de su atacante hasta que sonó aquél crujido que le indicaba que había acabado con su vida-Porque las piedras del cielo no las merecen almas podridas como la tuya-Le susurró levemente al oído antes que el cuerpo inerte se desplomara contra el suelo, dejando en evidencia una mirada tan negra como la noche, sus ojos estaban abiertos como platos y sus labios separados como si es que hubiese estado con la intención de gritar.

Aún acuclillada sobre su víctima, la mujer observaba el cadáver con una sonrisa victoriosa-Empezaste por escoger mal una víctima para desfogar su lujuria-Susurró suavemente mientras dibujaba la fuerte mandíbula del hombre con su dedo índice. Sus labios rojos curvados en una media sonrisa obligaron a la sangre que corría desde su frente a desviarse hasta llegar a su quijada antes de caer contra el pecho de aquél asqueroso ser. Sin remordimientos ni miramientos, fue poniéndose lentamente de pie antes de meter una patada en uno de los costados del cadáver. Lentamente caminó hasta la pequeña cajita de madera donde había traído unas piedras translúcidas que en efecto había agarrado del río; una vil distracción para que su víctima bajara la guardia.

Con algo de dolor caminó fuera de la cabaña y por un momento pensó en prenderle fuego, pero después reconsideró su idea, eso llamaría la atención de los pueblerinos y no quería atraer más miradas sobre ella y sobre su hermana. A paso lento caminó un frondoso sendero de pinos que separaba a la cabaña de aquél lugar en el que podía encontrar algo de paz.

La luna brillaba en toda su gloria en aquella noche azabache, haciendo que esta parezca más cercana de que de costumbre, alumbrando el camino que debía seguir, el sendero parecía un interminable laberinto que no llegaba a ningún lado. Sin embargo, después de aproximadamente veinte minutos de caminata se podía observar lo que aquél bosque quería ocultar. Llegar a aquél sitio a media noche, era toparse con un cristal plateado, apacible y mortal para quienes desconocían la profundidad de la laguna y el sitio desde el cual debía ingresarse. El agua había encontrado la forma de formas ciénegas tan bien ocultas por frondosas vegetaciones que cualquier desconocido juraría que había tierra firme hasta las orillas donde comenzaba el agua.

Esa noche, el agua estaba especialmente calmada, no corría ni una ráfaga de viento, si no hubiese estado antes ahí, la joven hubiese garantizado que la laguna estaba congelada; pero, ya no era tiempo de que el hielo cubriese el agua. Así que, conforme iba acercándose iba deshaciéndose de sus prendas, hasta quedar totalmente desnuda, dejando que solo la luna viera la delgadez de su esculpido cuerpo y las cicatrices que surcaban su piel como recuerdos de aquél pasado que había tenido que matar para poder encontrar un poco de paz.  

Sin pensarlo demasiado, metió sus pies a la gélida agua que ante su intromisión empezó a formar ondas que se expandieron en una repetición sin fin conforme el cuerpo de la joven se iba sumergiendo hasta quedar totalmente oculta por el líquido. En su interior, lo único que podía verse era el destello de los ojos de zafiro de la joven mujer, rompiendo la monotonía platinada de la luna.

-Nuevamente tomaste una vida…¿Cuándo aprenderás que no somos los dueños de la vida del resto?-Ya podía escuchar a su hermana llamándole la atención al sentirla llegar y percibir el aroma a muerte rondándole, a veces, maldecía que ella hubiese heredado el don de la percepción en vez del don de la levitación de objetos; una habilidad que hasta cierto punto lo consideraba inútil ya que hasta ese entonces no había logrado nada más que mover unos centímetros una piedra no más grande que sus uñas.-No somos su dueño pero si podemos hacer justicia por mano propia…para que no vuelvan a hacer daño…-Le respondería cortante, a pesar que la amaba con todo su corazón, la desquiciaba cuando le daba lecciones de un mundo que ella no podía ver y solo percibía con el resto de sus sentidos. La ceguera de su hermana era una bendición, la había salvado de castigos que a ella le había dejado marca la carne por el resto de su existencia.

Aquella sensación de ser atravesada por miles de cuchillos iba desapareciendo, su hermana la había llamado loca muchas veces, pero nada podía reemplazar el placer desquiciado que sentía en esos momentos. Cerrando sus ojos, dejó que el aire dejara sus labios mientras seguía hundiéndose hasta que de pronto, sintió como si un rayo le atravesara la cabeza obligándola a retorcerse debajo del agua. Podía escuchar a su hermana gritar su nombre, la sentía en su interior-Claire!-Su cerebro exclamó el nombre de su hermana con tanta fuerza que se sorprendió de no haber abierto la boca para pronunciarlo.

Sin mediar la situación, nadó hacia la orilla sin reparar en el frío que le atravesaba el cuerpo, evitando tropezar contra las Ciénegas, tomó su ropa y como pudo fue vistiéndose mientras caminaba a paso firme y veloz; aunque el frío y el dolor de su herida le engarrotaron, la urgencia de ver a su gemela la hicieron avanzar lo más rápido que pudo, al punto que, una vez había pasado la cabaña, se encontró a sí misma corriendo a toda velocidad.

Una velocidad que maldeciría por el resto de la existencia, ya que la hicieron llegar en el momento exacto en el que su hermana expiraba entre los brazos de una mujer a la que reconocía perfectamente –Tu mataste a mi marido…ahora…yo tomaré lo más preciado para ti-La escuchó decir con sed de venganza u furia, la mujer estaba deformada de la ira y en un arranque de histeria había atacado a la más débil de las dos hermanas, a aquella que cuya ceguera le había imposibilitado el siquiera defenderse de un puñal que le atravesó el pecho sin misericordia.-Estamos a mano-Masculló nuevamente la mujer entre dientes antes de dejar caer el cuerpo  sin vida de Claire en el suelo.

Los ojos de su hermana estaban cerrados, dándole un aspecto apacible, sin dolor, como si por primera vez encontrara la paz; una paz que se quebró en su interior en ese preciso momento. Sin previo aviso, los ojos de Luna empezaron a brillar con una extraña luminiscencia, como si el sol se reflejara detrás de los zafiros, -¿Qué demonios son ustedes?-Exclamó la mujer aterrada dando un paso hacia atrás, haciendo que la madera bajo sus pies crujiera antes de desaparecer en una oscuridad que se expandía desde debajo de los pies de Luna hasta formar un círculo de 5 mts.. de diámetro-Desde ahora-La suave voz de la joven se escuchó demoníaca y retorcida-Tu peor pesadilla-Extendiendo su brazo derecho hizo que el círculo crezca hasta formar un cilindro oscuro que absorbió el cuerpo de la otra mujer, aplacando el chillido ensordecedor de auxilio que dejó salir antes de desaparecer. El rostro de Luna estaba oculto por la oscuridad, dejando ver solo una macabra sonrisa que se fue desintegrando junto con los pedazos de la casa que poco a poco iban siendo consumidos por la oscuridad que aún manaba de Luna, salvándose únicamente el sitio donde yacía el cuerpo de Claire.

Sin decir palabra, Luna se acercó al cuerpo de su gemela y la abrazó con cuidado, acunándola entre sus brazos contra su pecho-Nadie te hará sufrir nuevamente…pero no prometo misericordia por nadie de este mundo-Le susurró suavemente a su hermana en el momento exacto en la tierra empezaba a temblar con tanta furia que parecía la corteza se quebraría a la mitad, haciendo que los pueblerinos salieran de sus casas aterrorizados por el movimiento de la tierra, permitiéndoles atestiguar un fenómeno aún más aterrado, cuando la esfera de oscuridad fue expandiéndose hasta consumir por completo la casa en la que se encontraban las dos jóvenes y reventar con tanta fuerza que destruyó las fachadas de las casas aledañas, haciendo caer gran parte de sus estructuras y encendiéndolas en llamas, obligando a los que ahí habitaban a huir por sus vidas.



Habilidad


• Luna posee la habilidad de percibir las emociones de las personas cercanas a ella y a mover aunque sea un poco objetos con solo desearlo.
Técnicas


SE EDITARÁ POR EL STAFF CUANDO LAS OBTENGAS.

Nota: Las técnicas oficiales se deberán crear en el transcurso del rol on o mediante quest/fic/entrenamientos etc.

•[Ataque]
•[Ataque]
•[Defensa]
•[Def/Ataq]
•[Especial(solo Dioses)]




Datos Extra






© [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Luna Flugel
Miembro


Hoja de Personaje
Lvl: 1
Vit: 1.000
Exp:
90/100  (90/100)

Volver arriba Ir abajo

Re: Luna Flugel

Mensaje por Thanatos el Mar Mayo 23, 2017 9:25 pm

Buenas buenas!

Ya para empezar, me atrapaste con el primer diálogo de la historia, muy buena por cierto. Aunque creo que es de las primeras donde se ve el poder espectral latente en un personaje, antes de por lo general empezarlo on rol en el foro!

No tengo nada más que resaltar, solo un dato en la habilidad, mencionas en sí dos, aunque sean leves… la de sentir las emociones de personas cercanas o mover cosas pequeñas. Deberías centrarla más en una de las dos e igualmente on rol puedes ir desarrollando el resto con técnicas =]!! Me avisas por mp, chat o como prefieras para sacarte una. Mientras tanto no demoro en darte color y rango para que vuelvas a empezar a rolear.

Bienvenida!

FICHA APROBADA


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Premios Aniversario2017:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

avatar
Thanatos
Dios de la Muerte


Hoja de Personaje
Lvl: 3
Vit: 1.400
Exp:
95/100  (95/100)

http://yozoramors.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.